‘Brexit’: calma desde dentro, menos atractivo para los que quieren emigrar

  Traumatología y ortopedia

Si no hay ninguna prórroga más, la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), conocida popularmente como Brexit, tiene fecha: 31 de octubre de 2019. Los analistas coinciden en que hay bastantes probabilidades de que esta salida se produzca sin acuerdo.

¿Qué implica esto para los profesionales españoles? La situación tiene una doble cara: desde fuera, la incertidumbre ha hecho que menos profesionales deseen emigrar hacia tierras británicas. Desde dentro, testimonios recopilados por DM trasmiten que, a la espera de nuevos acontecimientos, su carrera profesional estaría asegurada. Sólo en el National Health Service (NHS) hay casi 5.900 profesionales de nuestro país.

Según datos de la Organización Médica Colegial (OMC), el número de certificados de idoneidad solicitados para irse a ese país (ver tabla) ha ido descendiendo desde 2016, año en el que se celebró el referéndum que se saldó con el sí al Brexit; antes el Reino Unido suponía el 30% de las peticiones y en 2018 fueron el 16%.

En el caso de las enfermeras, el descenso no ha sido tan progresivo (de hecho hay un pico de solicitudes en 2017), pero, según datos oficiales, el número de enfermeras españolas en ese país ha pasado de las 7.977 en julio de 2016 a 7.422 en 2017, 555 menos. “Sigue siendo uno de los destinos más deseados para aquellas que quieren marcharse, pero es cierto que las enfermeras cada vez se lo piensan más”, explica Florentino Pérez-Raya, presidente del Consejo de Enfermería.

Certificados para trabajar en Reino Unido

¿Es todo achacable al Brexit? Tomás Cobo, vicepresidente 1º de la OMC, argumenta que puede haber otros factores detrás, muy anteriores al referéndum: “Creo que puede haber un choque con la realidad, porque la especialización en el Reino Unido es más larga, entre 7-8 años en las médicas y 10 años en las quirúrgicas. Además, hay más plazas MIR comparado con los años ochenta, cuando se produjo el boom de la inmigración, y la puerta está abierta a otros países de Europa”.

¿Qué puede pasar tras un Brexit sin acuerdo? “Desde el punto de vista profesional para quien ya reside allí, en teoría no habría problemas; otra cosa será para los que vienen, tanto por la convalidación de los títulos, que ya no será automática, como por los permisos de trabajo”, afirma Cobo.

“Sí es cierto que el Reino Unido siempre está demandando enfermeras a nivel internacional y todos los gobiernos están interesados en regular al máximo la situación de los trabajadores. Ellos no tienen suficientes enfermeras para abastecer su sistema sanitario y creo que estarán trabajando para tener el mejor acuerdo y mejores condiciones de trabajo posibles”, apunta Pérez-Raya.

Garantías

¿Cómo se vive desde dentro? Los profesionales entrevistados por DM apuntan que, aunque no se sabe qué va a pasar, el NHS les ha dado continuas garantías de que su trabajo no peligra. Y niegan que en algún momento se hayan sentido discriminados en el país; más bien, todo lo contrario.

Tomás Cobo: “Para quien ya reside allí, en teoría no habría problemas; otra cosa será para los que vienen, tanto por la convalidación de los títulos, que ya no será automática, como por los permisos de trabajo”

Aitor Tapia, médico general que lleva un mes en un hospital de Edimburgo, en Escocia, fue para probar suerte en el sistema británico frente a las dificultades de conseguir una plaza MIR o un trabajo en España. “Tengo contrato hasta finales de año, y a fecha de hoy, nadie me ha dicho lo contrario. Nos transmiten que lo acordado se va a cumplir pero, más allá, está todo a la espera. Sí parece que a los sanitarios quieren tenernos más asegurados en todos los aspectos”.

Lara Payá

Lara Payá, matron (el equivalente a una coordinadora de Enfermería) en el Chelsea and Westminster Hospital de Londres, explica que, a pesar de la incertidumbre, no nota preocupación en su entorno: “La mayoría de los europeos en el NHS tenemos contratos permanentes y no nos van a echar; la situación laboral no es precaria como en España. Lo vemos más como una cuestión burocrática que como un problema real”.

Solicitudes de residencia

A raíz del sí al Brexit, el Gobierno británico inició una campaña especial para que los europeos pidieran la residencia en el país. Todo el que lleve 5 años puede optar a la residencia permanente o settled status; quien lleve menos, puede tener una residencia temporal (el pre-settled status), que le da de hecho permiso para residir 5 años más allí. Al año de obtener la residencia permanente se puede pedir la ciudadanía británica. Si no hay acuerdo con la UE, la residencia puede solicitarse hasta el 31 de diciembre de 2020.

“No conozco a nadie que se haya ido por el Brexit”, aclara Payá, que lleva 8 años en el país británico, “sino simplemente que volvió a España para recuperar calidad de vida, a pesar del bajón profesional que eso supone. De hecho alguno hasta ha vuelto a Reino Unido después”. Las preocupaciones versan más sobre cómo repercutirá a la hora de importar productos, desde equipos médicos a la alimentación: “Hay mucha noticia sensacionalista respecto a qué ocurrirá en supermercados y aduanas”.

Irene Saura (izquierda), con un compañero.

En cambio, Irene Saura, enfermera quirúrgica en el Churchill Hospital, en Oxford, sí apunta que hay compañeros que se han marchado o planean marcharse “porque temen que su experiencia luego no les sirva para la bolsa de trabajo en España”.

Ella ya tiene la residencia temporal (llegó en marzo de 2016 con un contrato indefinido, meses antes del referéndum). Apunta que “haya acuerdo o no, con la residencia tenemos derecho a quedarnos y a seguir trabajando, así que en ese sentido estamos protegidos. Pero no parece que haya un plan y tengo ciertas dudas sobre si voy a tener menos derechos en cuanto a movilidad o visados”.

Los ciudadanos de la UE pueden optar a la residencia permanente o temporal hasta el 31 de diciembre de 2020 si no hay acuerdo de salida

Por otra parte, cree que hay menos europeos dispuestos a ir. Observa que, cuando llegó, la inmensa mayoría del personal era extranjero y era frecuente conocer a gente nueva en el hospital. En cambio, hasta hace poco han tenido problemas de plantilla: “Los europeos que vienen están en otro servicio y vienen a conocer el quirófano antes de irse”.

“Creo que el Brexit se ha convertido en un tema tabú, porque se interpreta que quien está a favor es racista, cuando no tiene por qué. Tengo compañeros con los que he hablado del tema y otros que los evitan”, explica.

Captación de talento

Alberto Martínez-Isla, cirujano consultor del aparato digestivo alto lleva 25 años en el Reino Unido y ya tiene la ciudadanía británica, con lo cual profesionalmente el Brexit sin acuerdo no supondría ningún problema para él.
Opina que “quizás el Brexit haga menos atractivo para los europeos venir”. Percibe que va menos gente para hacer estancias de un año que hace una década, aunque lo achaca a que los médicos españoles prefieren asegurarse una carrera en España desde el principio y a los requisitos (como pedir un 7,5 en el IELTS). 

Alberto Martínez-Isla

Es sobre todo crítico con su país de origen: “Si finalmente Reino Unido sale de la Unión Europea sin acuerdo, que no creo, los británicos pueden tener un problema, pero el problema más grande lo tiene España, que está perdiendo talento”. Lamenta que “el español acaba el MIR y se mete en el primer trabajo que surge para no perder el tren, en lugar de irse al extranjero, completar su formación y convenirse en un experto y volver en unos años”.

Martínez-Isla, que viene con frecuencia a España para impartir cursos o realizar algunas operaciones, se refiere a las barreras legales que se ha encontrado para optar a jefaturas que le han ofrecido en el SNS. El no reconocimiento del trabajo en el extranjero, la necesidad de superar oposiciones u otras pruebas como los exámenes de lenguas cooficiales o la endogamia organizacional son varios factores que dificultan el retorno del talento profesional.

“Tienes a gente muy valiosa fuera y a nadie de España se le ocurre cambiar la ley, cuando sería una cuestión de Estado. En Portugal están dando incentivos fiscales, por ejemplo”, señala. En marzo, el Gobierno aprobó un plan de retorno, si bien está pendiente de ejecución.

Cree que, en última instancia, la falta de acuerdo no será un gran impedimento para que profesionales españoles vayan allí, fuera de que el proceso se complique. “Incluso puede que, al venir menos gente y con las jubilaciones, haya más trabajo disponible”.

Un peligro para el sistema científico

La Sociedad de Científicos Españoles en el Reino Unido opina que “un Brexit sin acuerdo pondría en peligro el sistema científico, que requiere tanto de recursos suficientes como de un marco regulatorio que permita la libre movilidad de los investigadores y garantice su estabilidad personal y profesional”. Por ejemplo, la mayor parte de los beneficiarios de los advanced grants del Consejo Europeo de Investigación van a parar a laboratorios británicos. Según una encuesta de la sociedad, en el escenario de un Brexit sin acuerdo, la cuarta parte de los investigadores encuestados (27%) se plantearía irse del país, y un 52% duda sobre si irse o no.

The post ‘Brexit’: calma desde dentro, menos atractivo para los que quieren emigrar appeared first on Diariomedico.com.

Ir a la fuente

Powered by WPeMatico

Deja un comentario