El Hospital de Bellvitge, pionero en el uso de dispositivos de asistencia ventricular

  Traumatología y ortopedia

Un trasplante a veces es el último recurso que queda cuando las funciones del corazón están muy deterioradas. Sin embargo, no todos los pacientes que necesitan un trasplante son candidatos a la operación. Algunos de ellos se encuentran en una situación delicada, con un shock multiorgánico, que hacen que la operación sea de gran complejidad. “Resulta también poco ético en estos casos realizar la intervención por el alto riesgo de perder un órgano tan valioso”, explica Albert Miralles, jefe de Servicio de Cirugía Cardíaca del Hospital de Bellvitge en Barcelona.

En estos casos es necesario mejorar la situación para que existan más posibilidades de éxito en la intervención. Una de las técnicas empleadas hasta ahora para lograr ese objetivo es que el paciente sea sometido a una asistencia circulatoria mecánica o ECMO. Ahora, en el Hospital de Bellvitge de Barcelona han puesto sobre la mesa una nueva alternativa que hasta ahora nunca se había utilizado en España. Se trata de la utilización del Impella 5.

“En nuestro servicio teníamos experiencia previa con otros modelos de Impella, que es una bomba con una turbina que se implanta por vía axilar y se coloca entre el ventrículo y la aorta, pero que solo asistían muy parcialmente el corazón de estos pacientes y no permitían su recuperación”, comenta Miralles a Diario Médico. “Solo se utilizaban, por ejemplo, cuando se iba a hacer una angioplastia coronaria, en pacientes de alto riesgo, para poderlos mantener con una situación más estable durante el procedimiento hemodinámico. O en algunos casos a los que poníamos ECMO y queríamos hacer una descarga del ventrículo izquierdo”, añade.

Un momento de una intervención cardíaca en el Hospital de Bellvitge.

A diferencia de estos modelos previos, el Impella 5 es una bomba más grande, que permite gastos de hasta cinco litros por minuto cuando los anteriores dispositivos oscilaban entre los dos y los cuatro. “Además permite que las turbinas funcionen más lentamente. En los otros modelos estas iban muy rápido, lo que provocaba mucha hemólisis o destrucción de los glóbulos rojos, lo que dificultaba la recuperación también del paciente”, añade Miralles.

Primera experiencia satisfactoria

El primer caso ha sido el de un paciente de 65 años que sufrió un infarto agudo miocardio y que fue tratado primeramente en el Hospital Valle de Hebrón, también en Barcelona. La inestabilidad progresiva que fue sufriendo motivó que fuera trasladado posteriormente al Hospital de Bellvitge en situación de shock cardiogénico, ya que este es el centro de referencia tanto en Cataluña como en España en ECMO.

Una vez que le implantamos la Impella 5, su situación mejoró hasta el punto de permitirnos la colocación de un Hearthware, que es un corazón artificial y con este el paciente puede ya esperar de forma más tranquila y valorar si es candidato a trasplante definitivo”, dice Miralles, que resalta como gran logro el establecer una nueva estrategia en pacientes con función cardiaca deteriorada.

“Hasta ahora estos pacientes se trataban con una ECMO, pero es un tratamiento más agresivo e invasivo. Con esta nueva bomba simplificamos todo el proceso y muy seguramente acabaremos mejorando también los resultados”, explica Miralles, quien apunta también cómo el coste del nuevo dispositivo que se ha implantado en el Hospital de Bellvitge es significativamente inferior.

The post El Hospital de Bellvitge, pionero en el uso de dispositivos de asistencia ventricular appeared first on Diariomedico.com.

Ir a la fuente

Powered by WPeMatico

Deja un comentario