Inmunoterapia e inhibidores de la tirosincinasa, opción ganadora en CCR

  Traumatología y ortopedia

La última década ha sido determinante en la evolución de los tumores genitourinaros (GU), ya que, según Aránzazu González del Alba, de la Unidad de Tumores Genitourinarios del Servicio de Oncología Médica del Hospital Puerta de Hierro Majadahonda, de Madrid, durante este periodo se ha asistido a una auténtica revolución terapéutica en el ámbito de esta enfermedad. “En el cáncer de próstata, el tumor de mayor incidencia en varones, varios agentes farmacológicos (concretamente nuevos citostáticos, nuevos agentes hormonales y un nuevo radiofármaco) han demostrado una mejoría de la supervivencia global con un impacto positivo en la calidad de vida. Por otra parte, en el cáncer de vejiga, la inmunoterapia con inhibidores del punto de control (check-point) (agentes anti-PD-L1 y anti-PD-1) se ha establecido como el tratamiento de elección en pacientes que han progresado a la quimioterapia con platino, consiguiendo respuestas prolongadas en un tercio de los casos tratados. Asimismo, recientemente se han comunicado excelentes resultados con nuevos fármacos dirigidos a alteraciones moleculares concretas en tumores de vejiga avanzados”.
Especialmente significativo es el avance que se ha producido en el caso concreto del carcinoma de células renales (CCR), que es el tipo de cáncer de riñón más frecuente en adultos y el décimo en incidencia de todos los tumores.

Una nueva historia

“En los años 90, la inmunoterapia clásica basada en agentes como la interleucina y el interferón era el único tratamiento con eficacia en carcinoma de células renales avanzado; con estos agentes, una minoría de pacientes obtenía algún tipo de respuesta pero a costa de una elevada toxicidad. Desde 2005, varios agentes de administración oral con efecto antiangiogénico se han ido incorporando al tratamiento del CCR avanzado, cambiando la historia natural de estos tumores, consiguiendo altas tasas de control de la enfermedad y con impacto positivo en la supervivencia”, comenta la especialista.

“El papel de los investigadores españoles está siendo muy relevante en el desarrollo de nuevas terapias para este tumor”

A esta buena progresión de opciones terapéuticas se unieron hace cuatro años nuevos agentes inmunoterapéuticos, como los inhibidores del punto de control inmunológico. “Estos fármacos han demostrado que prolongan la supervivencia de los pacientes y, también recientemente, la combinación de estos agentes con fármacos antiangiogénicos ha evidenciado que se consiguen aumentar las tasas de respuesta y la expectativa de vida de los afectados por este tipo de tumor”.

Respecto a las líneas de investigación que están en marcha en el área del carcinoma de células renales, González del Alba comenta que actualmente los esfuerzos están centrados en la búsqueda de agentes que, administrados de forma adyuvante (complementaria a la cirugía) en tumores localizados, aumenten de manera significativa la supervivencia global de estos pacientes.

“En el caso de la enfermedad avanzada, son numerosos los fármacos, actualmente en desarrollo, relacionados fundamentalmente con la vía de la angiogénesis y sus mecanismos de escape, o bien nuevos agentes inmunoterápicos, evaluados en monoterapia o en combinación. Se están consiguiendo también importantes avances en la identificación de firmas génicas y biomarcadores, los cuales nos permitirán decidir en un futuro próximo el tratamiento oportuno para cada paciente en cada etapa de su enfermedad”.

Para González del Alba, la buena noticia para los pacientes es que la investigación en CCR es muy activa, siendo la contribución de la oncología médica española muy relevante, “gracias a la labor colaborativa del Grupo Español de Oncología Genitourinaria (Sogug), que canaliza y promueve la mayoría de los ensayos clínicos en el campo de los tumores genitourinarios”.

Abordaje multidisciplinar

En opinión de la experta, la principal necesidad actual en el ámbito del cáncer renal en nuestro país es la puesta en marcha de un abordaje multidisciplinar desde etapas tempranas de la enfermedad. “Este abordaje requiere la participación activa en las decisiones que atañen al diagnóstico y tratamiento de la enfermedad de los principales especialistas implicados: urólogos, oncólogos médicos, radiólogos, patólogos, médicos nucleares y cirujanos, así como la colaboración de enfermería, expertos en ensayos clínicos, etc. El manejo multidisciplinar y su implantación en la totalidad de los centros hospitalarios del territorio nacional permitirá al paciente acceder a la mejor opción terapéutica en cada momento de su enfermedad”.

The post Inmunoterapia e inhibidores de la tirosincinasa, opción ganadora en CCR appeared first on Diariomedico.com.

Ir a la fuente

Powered by WPeMatico

Deja un comentario