La asociación Parkinson-depresión incrementa el riesgo de conductas adictivas

  Traumatología y ortopedia

La enfermedad de Parkinson es principalmente conocida por los temblores y las dificultades de movilidad que genera. Sin embargo, muchos pacientes a los que el tratamiento les permite tener una movilidad normal, presentan adicciones conductuales (conocidas habitualmente por su nombre en inglés: impulse control disorders) como son la ludopatía, la hipersexualidad o las compras compulsivas. Las consecuencias de estos trastornos pueden ser devastadoras para los pacientes y sus familias. Por este motivo los investigadores están trabajando en maneras de identificar a los pacientes con riesgo de padecer adicciones conductuales a fin de realizar un tratamiento personalizado que permita disminuir el riesgo.

Investigadores del Hospital de Sant Pau de Barcelona han publicado recientemente en Annals of Neurology un estudio que demuestra que la presencia de depresión en los pacientes con Parkinson es un factor de riesgo en la aparición de adicciones comportamentales. El trabajo ha sido liderado por Jaime Kulisevsky y Juan Marín Lahoz, del Grupo de Trastornos del Movimiento del Instituto de Investigaciones Biomèdicas Sant Pau (IIB Sant Pau).

La depresión es un trastorno muy frecuente en la enfermedad de Parkinson, llegando a afectar hasta al 40% de los pacientes en algún momento. Con frecuencia aparece algunos años antes del diagnóstico de la enfermedad de Parkinson. En los últimos años algunos estudios habían mostrado como los síntomas de depresión eran más frecuentes en pacientes con adicciones conductuales que en aquellos que no las tenían. Sin embargo, se desconocía por completo si la depresión era consecuencia de sufrir las adicciones o si podía ser un precursor de las adiciones. “Lo que queríamos era confirmar que la depresión juega un papel en la aparición de adicciones conductuales en la enfermedad de Parkinson, mostramos como la depresión antecede hasta en 5 años a la aparición de adicciones y que el riesgo que supone no depende de otros factores como la edad o los principales genes asociados a la enfermedad de Parkinson” explica el Dr. Kulisevsky.

Ya había marcadores

“Existían algunos marcadores de riesgo de adicciones conductuales, pero su aplicación requería técnicas complejas como el análisis de múltiples genes por lo que hasta ahora no han supuesto ningún cambio en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson, sin embargo la presencia de depresión es un factor de riesgo muy fácilmente identificable en una visita convencional que permite personalizar el tratamiento para obtener la máxima calidad de vida de cada paciente”, añade el Dr. Marín.

El estudio se ha realizado en el marco del estudio PPMI (Parkinson’s Progression Markers Initiative) promovido por la Fundación Michael J. Fox Foundation para el estudio del Parkinson. Este estudio realiza seguimiento de cerca de 1.500 personas en todo el mundo para entender y curar la enfermedad de Parkinson.

Este proyecto se ha financiado con ayudas de la Fundación La Marató de TV3, el Fondo de Investigación en Salud (FIS) y el CIBER de enfermedades neurodegenerativas del Instituto de Salud Carlos III

 

The post La asociación Parkinson-depresión incrementa el riesgo de conductas adictivas appeared first on Diariomedico.com.

Ir a la fuente

Powered by WPeMatico

Deja un comentario