La telemedicina se reinventa para evitar la saturación del sistema

  Traumatología y ortopedia

Profesión

Rosalía Sierra
05/ 05 / 2020

Ahora, lo fundamental es cumplir el aislamiento

Una médico pasa teleconsulta con una paciente
Las teleconsultas están aumentando estos días.

Quizá, de una crisis como la  que estamos viviendo salga algo bueno: el despegue definitivo de la telemedicina como alternativa asistencial completamente válida. Así al menos lo espera Carles Fábrega, presidente de la Sociedad Ibérica de Telemedicina y Telesalud (SITT): “Es un modelo de asistencia de primera y no tiene límites, ahora lo está demostrando”. 

Y es que, según explica Fábrega, “aunque algunos llevábamos muchos años trabajando con ella, ahora hemos reinventado la telemedicina. Se está utilizando en muchos ámbitos de la asistencia, con medios básicos se pueden hacer muchas cosas”.

Después de mucho tiempo “haciendo telemedicina para casos muy concretos, como el seguimiento de pacientes diabéticos y procesos complejos como el teleictus, ahora la necesitamos para descongestionar el sistema y para reforzar el aislamiento. Sirve tanto para pasar consulta y mantener terapias de grupo y de rehabilitación como para sesiones clínicas y reuniones de comités de crisis”.

Además, según el informe de la consultora Oliver Wyman, Covid-19: la telesalud es la nueva puerta de entrada, el 65% de los consumidores están dispuestos a usar la telemedicina, aunque solo el 8% lo ha hecho hasta ahora.

Un buen precedente es el del origen de la pandemia: China optó por el desarrollo de herramientas digitales para evitar la avalancha de pacientes en la red sanitaria, “creando incluso un hospital completo solo para telemedicina”, detalla Fábrega.

Ejemplos en españa

Pero no hay que irse tan lejos: en España, muchos servicios han hecho de la necesidad virtud impulsando el contacto telemático entre profesionales y con los pacientes.

A Madrid, por ejemplo, la pandemia le ha cogido en medio del despliegue de una red de teleasistencia en todos sus hospitales y áreas sanitarias que se reanudará tras la crisis, pero que ya ha permitido “hacer telepediatría, telegeriatría, telerreumatología y teleneurología, entre otras”, explica Manuel Grandal, coordinador del Grupo de Telemedicina del Servicio Madrileño de Salud (Sermas).

Según Grandal, ya hay al menos tres hospitales ofreciendo teleconsultas de forma coordinada (Clínico San Carlos, La Paz e Infanta Leonor), y otros como el Infanta Cristina y el Ramón y Cajal han empezado a potenciar este recurso. Asimismo, “todas las residencias geriátricas públicas están conectadas con sus hospitales de referencia”.

Otro ejemplo es el de Andalucía, donde “todas las especialidades están tratando de dar respuesta al máximo número posible de consultas telefónicas. Algunas, incluso, se están haciendo por videollamada. La mayor parte de estas corresponden a revisiones y seguimiento, si bien muchas de ellas obedecen a primeras consultas”, según explican desde el Hospital Regional de Málaga.

Iniciativa privada

No hay solo iniciativas institucionales: también algunas empresas tratan de facilitar el acceso remoto a la asistencia. Un caso es el de OmniDoctor, una start-up de telemedicina cien por cien española, que ha querido poner su granito de arena abriendo su plataforma de forma gratuita para consultas relacionadas con la Covid-19 con un equipo integrado por 300 médicos colegiados y teleformados en el nuevo coronavirus que ofrece asistencia las 24 horas y sin esperas.

Del mismo modo, Top Doctors, compañía experta en servicios tecnológicos para el sector médico privado, contribuirá a ayudar al sistema sanitario poniendo a disposición de todos los profesionales médicos, tanto de su red como a cualquiera que lo necesite, sus servicios de telemedicina sin coste.

Y también los profesionales se han sumado:la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) y la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) se han unido a la iniciativa #MédicosfrentealCOVID del Grupo DKV para ofrecer a sus profesionales sanitarios la posibilidad de brindar consejo clínico on line de manera altruista para ayudar, en su tiempo libre o de cuarentena, a contribuir a descongestionar las urgencias hospitalarias.

Hospitales, profesionales, empresas y pacientes están optando por las conexiones remotas para ayudar a cumplir el aislamiento social y evitar la congestión de la asistencia.

coronavirus

Off

Rosalía Sierra. Madrid

Off
Ir a la fuente

Powered by WPeMatico

Deja un comentario