Las terapias T-CAR como ejemplo del apoyo de la Administración Pública a las terapias avanzadas

  Otorrinolaringología

El desarrollo actual de las terapias avanzadas, entre las que se incluyen la terapia génica, la terapia celular y la ingeniería tisular, se sustenta en gran medida en el conocimiento básico y fundamental generado en las instituciones académicas a lo largo de muchas décadas, así como en el enorme impulso de la investigación clínica y traslacional en el contexto de las instituciones sanitarias.

Como parte de esta nueva generación de terapias innovadoras, los medicamentos de terapia celular T-CAR que emplean linfocitos T modificados de los propios pacientes, han podido ser ya incorporados de forma efectiva al arsenal terapéutico disponible en el ámbito clínico para luchar contra determinados tipos de cáncer.

La disponibilidad de estos nuevos tratamientos permite visualizar con extraordinaria claridad el complejo proceso que debe ponerse en marcha para aunar de forma exitosa la investigación transdisciplinar eminentemente académica y desarrollada en instituciones públicas, con los modelos de innovación necesarios para el diseño, evaluación de eficacia y, finalmente, la comercialización de las terapias.

En este contexto, y aprovechando las lecciones aprendidas y los retos futuros, las Administraciones públicas deben asumir su liderazgo y responsabilidad social con tres objetivos fundamentales: fortalecer económicamente la investigación pública en todo su espectro, flexibilizar la gestión de los fondos dedicados a la investigación, y construir nuevos modelos de innovación tanto en el ámbito exclusivamente académico como a través de una participación público-privada bien estructurada.

La lucha por el aumento de inversión y la puesta en marcha de medidas urgentes para flexibilizar la gestión en los centros de investigación han formado parte de los principales ejes de acción a nivel estratégico y legislativo del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades desde su constitución hace menos de un año, y, sin duda, continuarán marcando nuestra hoja de ruta en esta legislatura.

“Es urgente trabajar con intensidad para impulsar la innovación”

La riqueza de nuestro tejido científico biomédico y sanitario en el ámbito de las terapias T-CAR se plasma en ejemplos como la puesta en marcha con fondos públicos de un prometedor ensayo clínico de un medicamento T-CAR cuyo promotor es el IDIBAPS, un Instituto de Investigación Sanitaria acreditado que ofrece una entorno privilegiado para la transferencia.

Sin embargo, sabemos que el camino por recorrer aún es largo, y que la sostenibilidad y efecto multiplicador de este tipo de iniciativas implica la necesidad de invertir aún más recursos en las instituciones académicas públicas en las que se está generando este conocimiento transformador, y poner en marcha los cambios organizativos o normativos necesarios para facilitar su utilización.

Con la mirada puesta en el futuro, es aún más urgente trabajar con intensidad para impulsar la innovación, un ámbito en el que España acumula un notable retraso que no se corresponde con nuestras capacidades científicas.

Es necesario implantar medidas que disminuyan la dependencia tecnológica externa de nuestro país, crear nuevos ecosistemas multisectoriales con participación público-privada y trabajar en la formulación conceptual y normativa de mecanismos que garanticen simultáneamente la productividad empresarial y el retorno económico de la inversión pública.

Los resultados científicos avalan la enorme potencialidad de las nuevas terapias biológicas para dar respuesta a problemas de salud de enorme relevancia. Desde el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades articularemos los mecanismos facilitadores necesarios para que nuestros investigadores sean los actores principales en esta apasionante misión. 

 

 

The post Las terapias T-CAR como ejemplo del apoyo de la Administración Pública a las terapias avanzadas appeared first on Diariomedico.com.

Ir a la fuente

Powered by WPeMatico

Deja un comentario