Nueva terapia génica ‘suicida’ que frena la proliferación tumoral

  Traumatología y ortopedia

Un equipo de la Universidad de Granada ha desarrollado un sistema de terapia génica para el cáncer capaz de frenar la proliferación de células de diferentes tipos de tumores, tales como el colorrectal, el de cérvix y el de mama, tanto in vitro como in vivo, deteniendo de esta forma el crecimiento del cáncer. El sistema, basado en la toxina LdrB, ha sido patentado y publicado en Cancers.

La terapia génica suicida consiste en introducir a nivel celular un gen que no es propio del organismo o que es defectuoso en él. Una vez dentro de las células, el gen actúa logrando el efecto deseado, en el caso de este estudio, inducir la muerte a las células tumorales.

Según explica a DM Houria Boulaiz Tassi, del Departamento de Anatomía y Embriología de los institutos de Medicina Biosanitaria y de Biopatología y Medicina Regenerativa (Ibimer) , así como del Centro de Investigación Biomédica (CIBM), todos de la Universidad de Granada, se ha introducido el gen que codifica esta toxina dentro de las células tumorales a través de un vehículo molecular, basado en la tecnología Tet-ON 3G. Además, se ha utilizado un antibiótico, doxiciclina, como elemento de inducción de la expresión del gen para controlar su expresión y poder analizar su efecto.

Sin efectos secundarios 

A su juicio, la principal ventaja de esta estrategia es su tamaño reducido -solo 35 aminoácidos-  que “permitiría su suministro de forma mucho más fácil que las otras toxinas que se están utilizando en los ensayos clínico para distintos tipos de cáncer: como la toxina botulínica o la difteria”. El equipo ha probado esta toxina en ratones con tumores de cáncer de colon y ha observado que “tiene un efecto antitumoral similar al producido por los principales fármacos de quimioterapia utilizados en la clínica como el Fluorouracilo o Folfox, pero sin causar ningún efecto secundario, a diferencia de la quimioterapia convencional que ha demostrado tener múltiples efectos secundarios, tales como náuseas, pérdida de pelo e incluso infertilidad”, subraya.

Las principales ventajas del sistema es que su reducido tamaño permitiría un más fácil suministro y eficacia antitumoral similar a la de los quimioterápicos clásicos, pero sin los efectos secundarios derivados de éstos

Equipo de la Universidad de Granada que ha llevado a cabo la investigación.

Equipo de la Universidad de Granada que ha llevado a cabo la investigación.

Otro beneficio del sistema es que expresa fluorescencia, lo que permite rastrear las células tumorales en caso de metástasis. Confiere así, además de una función terapéutica, otra diagnóstica, que lo hace muy prometedor para su posterior aplicación en humanos.

Promotores tejido-específicos 

De hecho, la especialista señala que las terapias combinadas suelen ser más efectivas que la monoterapia, y la quimioterapia y/o radioterapia clásica podría mejorar la respuesta tumoral contra el gen LdrB, lo que indica el potencial papel que podría jugar esta estrategia en los esquemas globales de tratamiento contra el cáncer. 

Boulaiz considera que el sistema desarrollado ha demostrado ser eficaz contra diferentes tipos de tumores como cáncer de mama, colon y cérvix. “Actualmente, estamos trabajando para dirigir la expresión de esta toxina específicamente hacia células tumorales en general y células madre cancerígenas en particular mediante promotores tejido-específicos para aumentar su eficacia y bioseguridad.

La investigación ha contado con la financiación desinteresada de la Fundación Mutua Madrileña,  así como con el apoyo económico de la Junta de Andalucía y la Cátedra Doctores Galera y Requena de Investigación en Células Madre Cancerígenas.

 

 

 

 

The post Nueva terapia génica ‘suicida’ que frena la proliferación tumoral appeared first on Diariomedico.com.

Ir a la fuente

Powered by WPeMatico

Deja un comentario