Salud mental: nueva hoja de ruta desde el Parlamento Europeo

  Traumatología y ortopedia

La sala Loyola de Palacio del Parlamento Europeo albergó, el pasado miércoles, la presentación de la iniciativa Headway 2020, que pretende fomentar el debate sobre enfermedad mental. La sesión sirvió de prólogo al Día Mundial de la Salud Mental, que se conmemoró ayer.

La sesión fue inaugurada por el eurodiputado italiano Aldo Patriciello, que recalcó el tremendo impacto de los trastornos mentales en Europa: afectan a 84 millones de personas en el continente -1 de cada seis- y 84.000 muertes anuales se deben a suicidios. “Supone el 22,4% de la carga de la discapacidad en Europa y 4% del PIB, unos 600.000 millones de euros. Y, pese que las enfermedades mentales están dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, hay mucho por hacer tanto en el abordaje como en el manejo y en la concienciación”, subrayó.

Numerosos expertos detallaron sus propuestas para enfrentarse a este reto. Para Emiliano Briante, responsable de asuntos europeos de The European House-Ambrosetti –entidad organizadora del evento, con el auspicio de Angelini–, “este ámbito de la salud no recibe suficiente atención, por lo que nos proponemos recopilar información y literatura científica y liderar la vanguardia científica. Uno de los objetivos debe ser el diagnóstico temprano y elaborar una nueva hoja de ruta en Europa”.

Hilka Karkkainen, presidenta de la asociación de pacientes Gamian Europe, abogó por la educación sobre salud mental en colegios, mientras que Miia Mannikki, presidenta de la Federación Europea de Asociaciones de Familiares de Personas con Enfermedad Mental (EUFAMI), puso de manifiesto que el 75% de las cuidadoras son mujeres y reclamó medidas al Europarlamento para que cuenten con permisos en el trabajo para cuidar a sus familiares. “Hay muchos ejemplos de buenas prácticas en los países europeos, pero son aislados. Ha llegado el momento de que esta cámara lidere en este campo; es una prioridad a nivel europeo”, recalcó.

Por su parte, la eurodiputada Rosa Estarás, del comité de empleo y asuntos sociales del Parlamento Europeo avanzó que la nueva estrategia europea de discapacidad, prevista para la periodo 2020-2030, “cambiará mentalidades, sobre todo por incluir la salud mental en los presupuestos”. Para la también eurodiputada Simona Baldassarre, debe seguirse combatiendo el tabú que supone la enfermedad mental y es precisa más colaboración entre la política y la ciencia para así lograr avances. Entre otros, “incluirla en las prioridades de salud pública”.

Centrarse en la transición a la edad adulta

Celso Arango, presidente del Colegio Europeo de Neuropsicofarmacología, subrayó la necesidad de centrarse en la atención sanitaria psíquica en la transición de la infancia a la edad adulta. “Necesitamos que los ciudadanos sigan planes estructurados y programas coordinados, con formación y evaluación estandarizada en cada caso. Y que se incluyan tanto a los jóvenes como a sus familias, porque es un proceso que debe hacerse con paciencia”.

“A pesar de la evidencia de la gran carga que supone la enfermedad mental en los jóvenes, estos tienen poco acceso a cuidados, incluso en países ricos. Los servicios de salud mental no están diseñados para reducir la carga de la enfermedad en estos jóvenes”, lamentó Silvana Galderisi, ex presidenta de la Asociación Psiquiátrica Europea. Entre los aspectos a trabajar, citó el peso del estigma, la falta de formación para el reconocimiento temprano de síntomas específicos de distrés y la escasa implantación de las intervenciones que se precisan en este nivel, como la psicoterapia, la formación cognitiva y de habilidades sociales y la psicoeducación, entre otros.

Múltiples propuestas sobre la mesa

“Necesitamos recursos y modelos innovadores para lograr cambios reales y mejorar el acceso a los cuidados, diseminar la información correcta a todos los involucrados, integrar atención primaria y especializada, establecer perfiles personalizados de riesgo y modelos de cuidado centrados en las personas e invertir en el desarrollo de modelos de salud mental mixtos, digitales y tradicionales”, enumeró. Guadalupe Morales, directora de la Fundación Mundo Bipolar, añadió que son precisos programas específicos en salud mental, “ya que no hay financiación para mejorar el diagnóstico precoz”.  

El acto se clausuró con la intervención de Diego Centonze, profesor de neurología de la Universidad Tor Vergata de Roma, que propuso “una mayor interacción” entre psiquiatras y neurólogos.   

Desafíos en España

La iniciativa Headway 2020 ha estudiado los retos en salud mental en España, Italia y Polonia. En nuestro país, se destaca la necesidad de implantar programas de seguimiento y evaluación de la Estrategia Nacional de Salud Mental ante la variedad regional española. Además, se recomienda reorientar el abordaje de la comorbilidad de los trastornos físicos que causa la enfermedad mental. Otro frente es la ya citada transición de la atención sanitaria infantil a la de adultos. Por último, se resalta el papel fundamental que juegan las asociaciones de pacientes. 

The post Salud mental: nueva hoja de ruta desde el Parlamento Europeo appeared first on Diariomedico.com.

Ir a la fuente

Powered by WPeMatico

Deja un comentario