Sanidad dice que no es ético discriminar por edad

  Traumatología y ortopedia

Política y Normativa

lauraibanes
04/ 04 / 2020

Coronavirus

Paciente anciano intubado en una UCI.
Paciente en una UCI.

El Ministerio de Sanidad ha publicado un informe de doce páginas sobre «los aspectos éticos en situación de pandemia«, donde reitera que la edad no puede ser un criterio de discriminación en el acceso a la atención médica.

«Los pacientes de mayor edad en caso de escasez extrema de recursos asistenciales deberán ser tratados en las mismas condiciones que el resto de la población«, señala el texto.  

Con este documento, el ministerio pretende hacer dos cosas: unificar los criterios de priorización que se están utilizando en los hospitales de toda España y garantizar los mismos derechos en la asistencia a los colectivos más vulnerables.  

«Estamos viendo como en cada hospital, cada sociedad está haciendo una cosa en la priorización de pacientes y, en algunos casos, verdaderas burradas. Se han detectado casos de discriminación a personas vulnerables. Una persona, porque tenga 80 años, no se le puede excluir. El punto de salida de todos los pacientes tiene que ser el mismo. Luego, se avanza en los criterios según urgencia, gravedad, esperanza de vida… Es más fácil que tengan menos esperanza de vida los mayores que los jóvenes, pero eso es otra manera de ver las cosas», apunta Carlos Romeo Casabona, catedrático de Derecho Penal, exmiembro del Comité de Bioética de España y coordinador del documento del Ministerio de Sanidad.  

Esta semana se ha conocido que el número de fallecidos en residencias de mayores habría superado los 3.500 muertos, según cálculos a partir de datos de las autonomías. Además de numerosas informaciones que describen las escenas de abandono de enfermos en razón de edad, privados de acceso a ventiladores.

«La actuación con criterios diferentes según el centro sanitario, además de crear confusión entre los profesionales sanitarios, va en contra del derecho de igualdad de oportunidades de los ciudadanos, que ven como le pueden dar una prioridad o no dependiendo de dónde vayan o donde estén», dice Romeo Casabona.

El informe parte de recordar que en el escenario de pandemia actual «prevalecen los intereses generales frente a los individuales», lo que puede llevar a la suspensión o restricción de derechos fundamentales, pero siempre bajo los criterios de «equidad, no discriminación, solidaridad, justicia y proporcionalidad». 

Criterios generales  

En orden a priorizar la atención sanitaria, el texto concreta cinco criterios «generales». En el primer punto está «la no discriminación por ningún motivo ajeno a la situación clínica del paciente y a las expectativas objetivas de supervivencia, basadas en la evidencia». Como complementos a este primer punto están el principio de máximo beneficio en la recuperación de vidas humanas, la gravedad del estado de enfermedad del paciente y las expectativas objetivas de recuperación del paciente en el corto plazo. 

Sobre el orden en la solicitud de asistencia -un criterio de triaje descartado tanto en el informe del Comité de Bioética de España como en el de la Deontológica de la Organización Médica Colegial-, el Ministerio dice que «si bien no es un criterio que pueda anteponerse a los anteriores», se debe tener en cuenta a fin de «objetivar el punto de partida de los pacientes de los que se responsabiliza el sistema». Esta puntualización parece adelantarse a un posible escenario de reclamaciones.

Son grandes líneas rectoras, y así lo puntualizan el informe, que requieren «proyecciones técnico-clínicas». Es decir, bajar estas grandes líneas al terreno, algo que corresponde “al equipo médico responsable del paciente, por lo que un tercero no es idóneo para imponerles su criterio». Aun así apuntan que «es recomendable solicitar o recibir orientaciones, por ejemplo, del comité de ética asistencial del mismo hospital». 

Los deberes éticos van más allá del triaje, la Administración pública tiene una parte muy importante que cumplir. Son obligaciones morales del Ministerio de Sanidad, en último término, y que no se están cumpliendo. 

Dice, que «deben garantizarse la disponibilidad de Equipos de Protección Individual homologados por parte de todos los colectivos profesionales implicados en la lucha en primera línea contra la pandemia». Cita a los profesionales de los centros sanitarios, agentes de policía y miembros del ejército.

Los gestores sanitarios «deben realizar una planificación de la actividad laboral» con el doble objetivo de dar la mejor atención a los pacientes y garantizar el descanso a los trabajadores. El apoyo psicológico a estos profesionales sanitarios, así como las «soluciones habitacionales» para evitar el contagio a terceros también deben estar garantizados, de acuerdo con el texto. 

Incorporación de jubilados

Además, hay una obligación ética de llevar a cabo una «política de reclutamiento de profesionales sanitarios» entre «jubilados, residentes, desempleados, profesionales no comunitarios pendientes de convalidación de títulos». En definitiva, una práctica que ya se está haciendo. 

Sobre la incorporación de jubilados, el documento llama a «valorar con la máxima cautela» por «constituir un colectivo vulnerable» por razón de edad.  

Otro «imperativo moral», apunta el texto, es el de «proporcionar a los profesionales facultativos unos criterios orientadores claros y sencillos». Pues bien, este ha sido el objetivo del documento que lleva elaborándose en el seno del Ministerio de Sanidad dos semanas y media, bajo la coordinación institucional del Secretario General de Sanidad, Faustino Blanco. 

El equipo de trabajo que ha elaborado este informe está formado por los expertos en Bioética, Ética y Legislación: Adela Cortina Orts, Elena Espinosa Domínguez, Juan José Rodríguez Sendín, José Luis Pedreira, Leonor Ruiz Sicilia, Lluis Cabré Pericas, Yolanda Agra Varela y Asier Urruela Mora. Romeo Casabona ha sido el coordinador del grupo.   

La necesidad de unificar criterios en la atención a pacientes durante la pandemia había sido reclamada tanto por el Comité de Bioética de España como por la Comisión Central de Deontología de la Organización Médica Colegial. 

Publica un informe para unificar los criterios de priorización en la pandemia de coronavirus a partir de pautas generales, ante la disparidad de guías de triaje.

coronavirus

Off

Soledad Valle

Política y Normativa

Off
Ir a la fuente

Powered by WPeMatico

Deja un comentario