Un médico de Familia de Murcia ve diez pacientes más al día que un colega catalán

  Inmunología

Las diferencias en actividad, plantillas y cargas de trabajo en la atención primaria de las 17 autonomías amenaza con quebrar la presunta equidad asistencial del Sistema Nacional de Salud (SNS), según las conclusiones de un informe elaborado por la Vocalía de Atención Primaria Urbana de la Organización Médica Colegial (OMC) que su representante nacional, Vicente Matas, presentó en la última asamblea de vocales provinciales del primer nivel.

Un simple vistazo a las diferencias de actividad corrobora las disparidades interautonómicas que el informe (elaborado con datos del Ministerio de Sanidad de los años 2016, 2017 y 2018) pone sobre la mesa. Considerando las plantillas al completo (que habitualmente no lo están, por bajas, permisos y vacaciones) y 247 días anuales de consulta, los médicos de Familia de Murcia atienden una media de 32,38 consultas diarias, frente a las 21,84 de Cataluña, que en 2018 marcaron el mínimo del Sistema Nacional de Salud (SNS). Además de Murcia, Andalucía y Extremadura están por encima de las 32 consultas diarias de media (32,30 cada una), mientras que Castilla y León (25,10) y Aragón, con 26,11, tienen una carga ligeramente superior a la de Cataluña.

En el caso de Pediatría, la horquilla oscila entre las 23,91 visitas medias diarias de Andalucía y las 17,13 del Principado de Asturias, y Enfermería se mueve entre las 24,21 del País Vasco y las 10,09 consultas/día de Canarias. No obstante, estas medias se incrementan mucho con las acumulaciones de tarea que se dan casi a diario.

Según los datos ministeriales de 2018, en España hay 13.122 centros de atención primaria, 169 áreas de salud y 2.726 zonas básicas, para atender a casi 46 millones de personas, a los que hay que añadir, según Matas, “un importante número de personas que no aparecen en los registros por diferentes motivos, pero que demandan asistencia”.

Según el vocal nacional de Primaria Urbana, a las disparidades de cargas de trabajo se suman las “grandes diferencias” en inversión sanitaria pública en el primer nivel, unas diferencias que “no se justifican completamente por factores como la edad media de la población atendida o la dispersión poblacional”.

Y todo ello en un contexto donde la participación de primaria en la inversión sanitaria pública no ha parado de bajar, “y ya estamos en unos niveles difícilmente soportables”. Se ha pasado de un porcentaje de participación en el gasto sanitario público del 20,2% en 1982 a 16,6% en 1992, un 15,5% en 2002, un 14,8% en 2012 y un 14,2% en 2017, siempre según las cifras oficiales del propio ministerio.

Según Matas, las diferencias “no se justifican totalmente por factores como la edad de la población o la dispersión”

Matas recuerda por enésima vez que primaria resuelve el 85 ó 90% de la demanda total que le llega, y que si su capacidad resolutiva se ve mermada por la falta de inversión, “todo el SNS puede colapsar”. En el catálogo habitual de peticiones, que ha hecho suyo la asamblea de vocales colegiales, su representante nacional recuerda la necesidad de unos presupuestos sanitarios públicos “finalistas, suficientes y equitativos, ajustados por criterios objetivos (edad, dispersión…), y que garanticen plantillas suficientes, cargas de trabajo asumibles y sin demoras para los pacientes”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

The post Un médico de Familia de Murcia ve diez pacientes más al día que un colega catalán appeared first on Diariomedico.com.

Ir a la fuente

Powered by WPeMatico

Deja un comentario