Jesús Aguirre responde a Joan Carles March

  Anatomía patológica

Estimado Joan Carles March, profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública:

Gracias por tu carta que me permite explicarte directamente que la proposición de Ley supone la integración de la Escuela Andaluza de Salud Pública Sociedad Anónima en un futuro Instituto Andaluz de Salud.

Carta de Joan Carles March a Jesús Aguirre

Edificio principal de la Escuela Andaluza de Salud Pública, en Granada.

Me consta que dicho modelo no te será desconocido, dado que la Escuela Nacional de Sanidad tiene el mismo encaje en el Instituto de Salud Carlos III a nivel estatal y no creo que pongas en duda el potencial de dicha Escuela en el Instituto. Nadie, que yo sepa, se moviliza porque la Escuela Nacional de Sanidad se haya extinguido o disuelto integrándose en el Instituto de Salud Carlos III. El uso de las palabras tiene que ser veraz: se extingue y disuelve jurídicamente para integrarse íntegramente en el futuro Instituto Andaluz de Salud, ya que jurídicamente deja de ser Sociedad Anónima para ser Administración Pública.

La proposición de Ley solo constata que si los empleados, recursos y actividad pasan al futuro Instituto. Insisto, se extingue y disuelve la Sociedad Anónima, no lo que es realmente la actual Escuela como conjunto de empleados, recursos y actividad. Este tipo de reordenación de hecho eleva al personal, recursos y actividad de una mera Sociedad Anónima a una Agencia Administrativa, esto es, una Administración Pública.

El grupo parlamentario proponente, conocedor del potencial de la actual Sociedad Anónima, entiende que fundamental sus profesionales, recursos y actividad pasen íntegramente a formar parte del futuro Instituto Andaluz de Salud. Yo, como consejero de Salud y Familias, estoy orgulloso de los profesionales, recursos y actividad de la actual Sociedad Anónima y pienso que deben seguir creciendo y aportando en todas sus facetas dentro del futuro Instituto Andaluz de Salud, que salvaguardará y protegerá todo lo indicado bajo el régimen jurídico de Administración Pública, especialmente a su personal -que me preocupa y ocupa- y su patrimonio. Es más, desde el minuto cero el futuro Instituto Andaluz de Salud puede presentar en su tarjeta de visita todo ese potencial y recursos que la integración de actual Sociedad Anónima en el Instituto le proporciona.

La autonomía del futuro Instituto Andaluz de Salud es mayor que la que pueda tener ahora una Sociedad Anónima. La misma del Instituto de Salud Carlos III para que lo entiendas. Salvo que entiendas que el Instituto de Salud Carlos III y la Escuela Nacional de Sanidad deben convertirse en Sociedad Anónima, ¿lo vas a proponer? Nada de lo que se hace ahora peligra por un cambio jurídico de la entidad, que no hace sino tener mayor relevancia y la mejor prueba es la actividad de otros Institutos de Salud, como el ya indicado Instituto de Salud Carlos III.

Ninguna de las entidades y proyectos se va a perder por cambiar de forma jurídica. Es más, a algunas entidades les parecerá mejor conveniar con una Agencia Administrativa que con una Sociedad Anónima. Para explicarme mejor y que lo entiendas, te pondré un ejemplo que supongo no te es ajeno: sería como decir que en el mundo universitario una Escuela de Ingenieros de una universidad no puede hacer consultoría, facilitar la firma de convenios, colaboraciones y proyectos porque su CIF sea de la universidad en sí misma, es decir de una Administración Pública. Cualquiera puede entender que una Escuela no necesita un CIF independiente para hacer todo eso.

En cuanto a contemplar en la proposición la consultoría tanto nacional como internacional, la trasferencia de conocimiento, objeto social, la docencia, no puedo estar más de acuerdo. Ésta y otras aportaciones mejorarán seguro el texto de la proposición y así lo hemos transmitido y comunicado desde el minuto cero, si los grupos parlamentarios y los diputados así lo entienden, que son quienes ostentan representación de los ciudadanos.

Cómo no sé si sabes y, ratificando lo dicho anteriormente, como ya te he explicado, la Escuela Andaluza de Salud Púbica no desaparece ni se disuelve se transforma manteniendo en vigencia los recogido en el artículo 47 de la Ley 16/2011, de 23 de diciembre, de Salud Pública.

Como tampoco sé si sabes lo importante que para nosotros ha sido apostar por el desarrollo de la Escuela Andaluza de Salud Pública, tal que este año transferiremos algo más de 7 millones de euros y en el periodo que llevamos al frente de la Consejería hemos impulsado desde la Dirección Gerencia de la Escuela la captación de recursos, que se han incrementado en más de un 20% respecto del 2018. También hemos realizado las gestiones para que el Registro de Cáncer de Granada pase a ser el Registro de Cáncer de Andalucía.

Estos son algunos de los muchos argumentos que te podría explicitar y exponer que ponen de manifiesto que entendemos la relevancia de la Escuela Andaluza de Salud Pública y por lo que queremos apostar que esté dentro del Instituto Andaluz de Salud donde tenga un papel preponderante en su constitución y funcionamiento. Tal es nuestro interés que una de las sedes en rango de Dirección General de Formación estará ubicada en las actuales dependencias de la Escuela, hecho este que ponen en valor que la Escuela no se cerrará ni diluirá ni perderá su identidad, solo se fortalecerá de una nueva situación jurídica que la protegerá.

Estoy convencido que suscribirás todos estas actuaciones y que trabajando mano a mano con el objetivo de ofrecer y tener lo mejor para nuestra sociedad construiremos, entre todos, el Instituto Andaluz de Salud que Andalucía se requiere con una sede en Granada como la ciudad y su ciudadanía merece.

The post Jesús Aguirre responde a Joan Carles March appeared first on Diariomedico.com.

Ir a la fuente

Powered by WPeMatico

Deja un comentario